Sistema sensorial. Los sentidos. Su relación emocional

sentidos1.jpg

 

Se conocen como órganos sensoriales los que permiten al organismo a ser consciente de su entorno, tanto exterior como interior (piel, ojos, oídos, nariz, lengua).

Los órganos sensoriales se clasifican en general, de acuerdo con el tipo de información que suministran al organismo.

La piel: Es más que un simple envoltorio del cuerpo. Sirve de barrera para las bacterias que están obligadas  a sortearla antes de causar daño en los órganos y sistemas del organismo. Contiene millones de glándulas sudoríparas que ayudan a regular la temperatura del cuerpo así como a mantener el delicado equilibrio entre la sal y el agua.

sentidos2.gif

También es un importante órgano excretor que permite a las personas sanas expulsar alrededor de 500cc de agua para regular la temperatura corporal. La estructura y el entramado de terminaciones nerviosas de la piel es de una complejidad impresionante y le permite actuar como órgano receptor de sensaciones de tacto, dolor, calor, frío, entre otras.

La vista: El órgano de la vista, ojo, es quizás uno de los más complejos del organismo. Millones de conexiones nerviosas manejan un número incalculable de mensajes simultáneos.

Si observamos un esquema del aparato ocular, nos daremos cuenta de su parecido con una cámara.

sentidos3.gif

La ventana del ojo, la córnea, en contacto con el exterior, es transparente y deja pasar la luz; la pupila, abertura graduable por los músculos del iris, actúa como el diafragma de una cámara y solo deja pasar una cantidad determinada de luz. El cristalino actúa como una lente que, por la acción de una serie de músculos, permite enfocar los objetos tanto próximos como lejanos. El cristalino está recubierto de líquido y la luz lo atraviesa para concentrarse en la retina, que ocupa la mayor parte de la pared posterior del ojo. Allí hay millones de células receptoras sensibles a la luz, algunas con formas de pequeños bastones, para percibir el blanco y el negro, otras con formas de conos para los colores. La retina transforma los impulsos luminosos en impulsos nerviosos que son transportados al cerebro por el nervio óptico.

El oído y el sentido del equilibrio: El oído es un órgano sumamente complejo que no solo nos sirve para oír, sino también para mantener el equilibrio. Se divide en: oído externo, oído medio y oído interno.

sentidos4.jpg

El oído externo u oreja sintoniza los sonidos como los radares que vemos explorando el cielo en las películas. Luego los reúne y los envía por el conducto auditivo externo hasta la membrana del tímpano y ésta vibración se transmite amplificada hasta 22 veces, y a 3 huesecillos pegados a la membrana y que reciben el nombre de martillo, yunque y estribo (oído medio). De aquí el sonido pasa al oído interno.

El oído interno: Está formado por una serie de intrincados  conductos con el nombre genérico de laberinto. Después los conductos se curvan en espiral hasta adoptar una forma parecida a la concha de un caracol. Toda esta zona está llena de diminutas células nerviosas y presintonizadas para recibir una vibración determinada. Cada vez que una de estas células vibra produce una diminuta corriente eléctrica que va hasta el nervio acústico que conducirá los impulsos hasta el cerebro donde serán traducidos en sonidos inteligibles.

El oído interno tiene otra importante misión que cumplir, y es que nos proporciona el sentido del equilibrio. Para ello está dotado con una singular estructura de canales curvados, denominados conductores semicirculares que están llenos de líquido endolinfático.

sentidos5.gif

Unos de los canales interpreta los movimientos arriba y abajo, otros los que se realizan hacia adelante y hacia atrás y el otro para los movimientos laterales.

Sentido del olfato: La nariz, es un órgano que no solo recibe las sensaciones olfativas del exterior, sino que también limpia y prepara el aire antes de entrar en los pulmones, lo calienta en los días fríos, lo libera de partículas y agentes irritantes y le da el grado adecuado de humedad.

sentidos6.jpg

La nariz es capaz de reconocer 4000 olores distintos a través de unas células receptoras situadas en la parte superior de las cavidades nasales.

Sentido del gusto: El gusto es percibido a través de células receptoras especiales, denominadas papilas gustativas, que se encuentran en la lengua.

sentidos7.jpg

Pero la lengua no solo es depositaria del sentido del gusto, sino que tiene otras funciones importantes a la hora de hablar y de tragar los alimentos. El gusto es la función primaria de la lengua, que reconoce de manera automática cinco grupos primarios de sabores: agrios, picantes, salados, amargos y dulces.

Las papilas del sabor dulce y picante están situadas principalmente en la punta de la lengua, las de amargo en la parte de atrás, las de salado a los lados y la punta y las del sabor agrio en los costados.

Estudiado todo esto ya sabemos la importancia de los órganos sensoriales para recibir información del exterior. Pasamos así, a ver su RELACIÓN EMOCIONAL (BIODESCODIFICACIÓN).

sentidos8.png

Piel: Cualquier problema en la piel se relaciona con la vergüenza que la persona afectada siente ante sí misma. Le concede demasiada atención a lo que los demás puedan pensar de ella, así como a sus juicios. No se permite ser ella misma y se rechaza fácilmente. También es una persona muy sensible a lo que sucede en el exterior, que se deja tocar fácilmente por los demás (en sentido figurado) y a la que le resulta difícil amarse tal como es.

Ojos: Todo problema que afecta a la vista significa que se prefiere cerrar los ojos a lo que sucede en lugar de arriesgarse a perder a alguien o algo. Es una forma de protegerse. Es posible que esta persona no acepte tener “los ojos en todo”, es decir vigilarlo todo. La utilización repetitiva de frases como: “me cuesta un ojo de la cara”, “lo veo con malos ojos”, “eso salta a la vista”, “hacer algo con los ojos cerrados”, etc es suficiente para que queden afectados los ojos y la vista.

Oído: Cualquier problema que impida oír bien es una indicación de que la persona juzga demasiado lo que oye y siente mucha ira interna. Busca taparse los oídos para no oír. Las otitis son cada vez más frecuentes en los bebés, porque a los recién nacidos les cuesta difícil oír las reprimendas de los adultos. Quieren oír razones inteligentes cerca de por qué actuar o no actuar de tal modo en lugar de razones emotivas o mentales.También quieren oír palabras coherentes. La sordera se manifiesta también a la persona que tiene dificultad para oír a los demás; está demasiado ocupada pensando en lo que va a decir. En general es una persona que con facilidad se siente acusada y vive a la defensiva. Oír una crítica aunque sea constructiva la aflige. Las personas que tienen miedo a desobedecer también tienen problemas de pérdida de oído. No se concede el derecho a desviarse.

Nariz: Como la nariz es el primer órgano utilizado para inhalar el aire, y por lo tanto la vida, todo problema de nariz tapada o cualquier otra dificultad para respirar tiene relación directa con la dificultad para sentir verdaderamente la vida. Se manifiesta en la persona que bloquea sus sentimientos por miedo a sufrir o a sentir un sufrimiento de un ser querido, o también cuando no puede soportar a alguien, a algo o a una situación que se da en su vida. También es posible que la persona afectada le parezca que alguien o una situación “no huele bien”. Es desconfiada y siente temores.

Gusto (lengua): La mayoría de los problemas que se dan en la lengua tienen relación con un sentimiento de culpa o por lo que la persona come. También es posible de que la persona se acuse de haberse “mordido la lengua”, es decir de haber sido indiscreta. Morderse la lengua se relaciona con la culpabilidad por lo que se acaba de decir o lo que no se dispone a decir. Si frecuentemente te sientes culpable porque te gusta comer o te acusas de ser demasiado golos@ la frase que sigue seguramente te ayudará: “No es lo que entra en la boca del hombre lo que le hace daño, sino lo que sale de ella”.

Debes permitir vivir experiencias que desarrollen en ti el amor incondicional. Debes concederte el derecho de expresarte, aunque salga mal.

                                                                                          (Lisa Bourbeau).

Reflexología  podal para trastornos en los órganos sensoriales:

reflexologia organos sensoriales.jpg

Acné, eczemas, herpes, piel seca, psoriasis, etc.

Cataratas, conjuntivitis, orzuelo, etc

Vértigo/mareo, sordera, zumbidos, etc

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s