Los beneficios de caminar

caminar.jpg

Tu piel se limpia.

caminando limpiamos nuestra piel.jpg

Vas “entrando en calor”, comienzas a sudar,  lo cual te ayuda a eliminar las impurezas que se acumulan en la superficie epidérmica y tus movimientos corporales ayudan a que se desprendan pequeños restos y partículas epidérmicas. La sudoración produce un “efecto de lavado” de tu piel y la ducha posterior termina de arrastrar los desechos eliminados.

 

Tu digestión mejora.

mejora de la digestion.jpg


Si dejas pasar de 60 a 90 minutos entre la comida y la caminata. Es un error echar a andar tras el último bocado. 
El movimiento del cuerpo produce un auto-masaje del vientre y los intestinos, ayudando junto con la hidratación adecuada, no sólo va digerir mejor las comidas, sino a evitar el estreñimiento y a mejorar las evacuaciones.

Tus vasos se expanden.
vasos sanguineos.jpg

Las venas, arterias y capilares se vuelven más flexibles y anchos,  permitiendo que la sangre fluya mejor para llevar nutrientes a los músculos que trabajan. Si en algún momento de tu vida sufrieras un coágulo,  el “ensanche circulatorio” ayudaría a que este trombo circule por el fluido sanguíneo en vez de bloquearlo, evitando un infarto o ictus.
Tus hormonas se reequilibran.

Se produce un efecto de autorregulación hormonal,  favorable para mejorar tanto los problemas metabólicos (diabetes, obesidad, tiroiditis, problemas menstruales), como los de ánimo. La marcha vigorosa, ha demostrado ser eficaz para mejorar los casos de depresión o ansiedad y reducir la necesidad de medicación.

 

Tu cerebro se activa.

tu rerebro se activa.jpg

El “dar la orden” de contraer unos músculos y relajar otros,  supone una mayor actividad cerebral. Llega más sangre y oxígeno al cerebro,  favoreciendo una mayor claridad mental.Tu espalda se endereza.

 

Tus articulaciones se vigorizan.

articulaciones.jpg

Al caminar, tu organismo genera más tejido para reforzar los tendones,  cartílagos, meniscos y ligamentos. Pero con una ventaja: “te ahorras” los micro-traumatismos que producen otros deportes como la carrera y la maratón, en la cuales se impacta miles de veces en cada pierna y el peso que soportan las articulaciones del tobillo llega a multiplicarse.

Tu esqueleto se refuerza.

tu esqueleto se refuerza2.jpg

El cuerpo se entrena y va creando más masa ósea. Así, se engrosa el entramado interior del hueso, fortaleciéndolo,  y previniendo la desmineralización,  fragilidad y porosidad ósea que van apareciendo con el paso de los años.

 

Tu musculatura se desarrolla.

muscularura desarrollada.jpg

Al contraerse y descontraerse,  el músculo aumenta de volumen,  y al trabajar va quemando la grasa más próxima. En las piernas,  trabajan los cuádriceps,  gemelos, glúteos, isquiotibiales  y toda la musculatura inferior. En los pulmones trabaja la musculatura respiratoria,  como el diafragma. Los músculos abdominales y lumbares se contraen para andar erguido, lo cual permite el equilibrio.

 

 

Tu corazón se robustece.

tu corazon se robustece2.jpgSe agranda, se fortalece y se engrosa, permitiendo menos pulsaciones por minuto, gracias al mayor volumen de sangre que bombea, aliviándose su trabajo y esfuerzo.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s